Energía / “Ki”

 

La práctica de cualquier deporte facilita la circulación y la evacuación de la Energía (Ki).

La práctica del Aikido proporciona el control y la gestión de esta energía. Más que evacuación, con esta práctica se garantiza la circulación de Ki, haciendo así que nunca haya una completa evacuación o vaciado.

La circulación y la renovación constante de Ki es lo que marca la diferencia entre un deporte y un Arte Marcial como el Aikido.

Con la pauta que marca el aprendizaje dentro de la Aikido Figueres conseguimos una alineación del cuerpo que garantiza la circulación de la Energía y la conexión con el Cielo y la Tierra.

El hecho de entrenar con las manos abiertas garantiza la circulación de Ki.

La práctica del Aikido se realiza con los pies descalzos, en contacto con el suelo, de donde tomamos la Energía para poder canalizarla y expresarla con el cuerpo.

En los controles (luxaciones) aplicados en el entrenamiento, transmitimos nuestra energía al compañero.

Las volteretas / caidas (ukemis) presentes en el entrenamiento son una herramienta importantísima que garantiza otro tipo de circulación energética. Nos proporcionarán una tensión corporal idónea para un buen contacto con el suelo.

La postura física que desarrolla esta práctica facilita la coordinación corporal, la estabilidad, el control de la respiración y de las emociones.

No hay competición en la práctica del Aikido, hecho que intensifica el auto-progreso, y la ayuda al resto de los compañeros para crecer y esforzarse. Sin competición desaparece, o pierde el sentido, el concepto o idea de ganar o perder y las ímplicitas repercusiones que ésta podría acarrear.

Top